BIOmasud®: la certificación de los biocombustibles mediterráneos

economia circular

Biomasud®, el sello que certifica la calidad y sostenibilidad de los biocombustibles sólidos mediterráneos, acaba de actualizar su manual incluyendo nuevas biomasas y una mejor estructura de consulta, entre otras novedades.

Durante tres años se han estudiado las modificaciones en materia de calidad, sostenibilidad y otros, y se han realizado pruebas piloto en distintas empresas en los países que forman el consorcio que promueve BIOmasud®: España, Portugal, Italia, Grecia, Eslovenia y Croacia. Nuevos criterios de sostenibilidad en función del origen y cantidad de biomasa, siendo la de origen forestal la más controlada.

El mercado de la biomasa sigue ganando simpatizantes y cada vez son más las calderas y estufas a nivel doméstico e industrial que utilizan biocombustibles sólidos, en especial en entornos rurales. Pero la biomasa sigue también abriéndose paso en ciudades como: Oviedo, Soria, Guadalajara y próximamente Cuenca, entre otras, que han apostado por la construcción de district heatings, alimentados por biomasa para obtención de energía, principalmente, para calefacción y agua caliente.

Continuar por esa senda implica seguir unas pautas de excelencia, tanto para las instalaciones como para los biocombustibles: máxima calidad y estrictos programas de mantenimiento.

La biomasa es una de las fuentes renovables fundamentales para alcanzar los ambiciosos objetivos a 2030 del PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima) y contribuye a lograr los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. En la actualidad, el sector de calefacción y refrigeración supone el 51% del consumo total de energía y están generando aproximadamente el 27% de las emisiones de CO2, de la Union Europea. España es rica en recursos biomásicos -principalmente forestales, pero también residuos agrícolas y ganaderos-, cuyo adecuada gestión y aprovechamiento será esencial para alcanzar los objetivos de descarbonización que nos hemos marcado y queremos alcanzar.

Las principales novedades que incluye el nuevo manual sobre certificación de BIOmasud son:

  • La inclusión de nuevos biocombustibles: cáscaras de nuez, cáscaras de pistacho, pellets de sarmiento, podas de olivo y leña, que se suman a los anteriores biocombustibles -pellets y astillas de madera, hueso de aceituna y cáscaras de piñón, almendra y avellana-. Durante el proyecto se recogieron 347 muestras de las nuevas biomasas mediterráneas, que posteriormente se caracterizaron para su estandarización e inclusión en el sistema de certificación.
  • Una plataforma on-line llamada BIOmasud, para el seguimiento de la trazabilidad y de la huella de carbono. Los productores y distribuidores deberán anotar las cantidades, calidades, huella de carbono y otros datos básicos de los lotes de biocombustibles certificados en http://trazabilidad.ciemat.es/.
  • Dos certificaciones distintas en función del tipo de instalación al que se destina el biocombustible. El sello VERDE, que certifica los biocombustibles destinados a instalaciones domésticas pequeñas, menores de 400 kW, incluyendo las calidades A1 y A2. El sello NARANJA, que certifica los biocombustibles que se utilizan en calderas de potencia superior a 400 kW, como las de los hospitales o redes de calor, ubicadas en zonas residenciales donde es necesario una calidad óptima de los biocombustibles para minimizar las emisiones.
  • El manual ha mejorado la estructura y se dividirá en tres partes dirigidas a productores, distribuidores y organismos independientes, facilitando su uso.
  • Incluirá nuevos criterios de sostenibilidad en función del origen y cantidad de biomasa, y mejorará la metodología de cálculo de las emisiones GEI y la demanda energética.

El manual -versión 15- ya está listo, se publicará próximamente y entrará en vigor el próximo 1 de noviembre. A partir de esa fecha, todas las empresas que se certifiquen tendrán que hacerlo con la versión 15. A las empresas ya certificadas, se les pedirá transitar a la nueva versión de forma gradual, a medida que vayan realizando las auditorias de seguimiento o renovación, según hemos podido saber a través de Avebiom y BIOmasud.